5 formas de incrementar el ROI en Redes Sociales: contenido generado por tus clientes

¿Quieres incrementar el ROI en tus campañas en Redes Sociales?
En el contenido puede estar parte del éxito, pero ¿solamente tu propio contenido?
Además de los canales tradicionales de marketing, han proliferado los canales online de modo que nos encontramos inmersos en una batalla constante para atraer la atención de la audiencia. Se suele invertir mucho tiempo y esfuerzo en desarrollar una relación consistente y perdurable con la clientela, por lo que las acciones realizadas seguramente se van a llevar una parte del presupuesto en marketing. Lo habitual es analizar si tal inversión tiene un retorno adecuado, y aquí se complica el escenario, porque ya sabemos que es complicado medir el valor de un “Me gusta”, un post compartido, un “click”…
Pero muchas marcas siguen apostando por campañas a través de Facebook, Twitter e Instagram, y tiene sentido, porque la conversación que se establece con el cliente es directo y real, con un feedback que puede orientar tu estrategia en pos de la satisfacción de quienes siguen tu marca. Ahí está el secreto de todo.
Ahora bien, ¿qué tipo de contenido es el que realmente quieren recibir? No existe un rasero que sirva para todos por igual, así que es un tema de probar, equivocarse, rectificar y volver a empezar.
Quizá no solamente sea un tema de creatividad o de buena gestión, de diseño gráfico o de redacción exquisita… dejemos de depositar todo el “peso” en el equipo creativo que produce contenido, y fijémonos en nuestros propios clientes. El target está ahí fuera, y quiere participar. Quiere ser el protagonista. Quiere opinar.
¿Por qué no plantearse un contenido que provenga directamente de los fans de tu marca?
A través de diversas marcas que ya lo han probado y les ha funcionado, os dejamos aquí cinco maneras de optimizar el contenido entre tus comunidades de fans, y que -quizá- contribuyan a aumentar el retorno de inversión.
#1: Convertir a los fans en “modelos” de producto 
No se trata de elegir a un/a blogger de moda para convertirlo en un embajador en toda regla (y honorarios), sino de convertir a tus fans reales en generadores de tendencia y representantes de tu producto. Se puede elegir mediante un sorteo o alguna mecánica en la que se describa objetivamente el fin, o bien se puede seleccionar los comentarios más “fieles” y “originales” (auténticos, por descontado), y publicarlos en forma de agradecimiento. Vendría a ser algo así como el ranking de fans, vinculado a la marca y producto. En muchos sectores triunfa: moda, perfumes, alimentación, motor…
#2: Premiar a los fans 

Felices y agradecidos -habitualmente- de recibir algún obsequio, ventaja, descuento o gadget corporativo, así son los fans de marca. Cuando se realiza una acción de este tipo, en el que se obsequia a la comunidad de seguidores con algún objeto físico, no hay nada más poderoso que una imagen de la persona exhibiendo su regalo, compartido en sus redes sociales y por supuesto en la de la propia marca.

Hemos visto sucesivamente como empresas que lanzan este tipo de incentivos publican fotografías recibidas de sus propios seguidores, en los que se nombra la marca, se agradece el gesto y además, se invita a probar el producto. Existen estudios  y datos contrastados en los que se indica que tras este tipo de publicaciones en redes sociales, sus páginas han incrementado de manera impresionante sus “Me gusta”, incrementan su posibilidad de venta, e incluso han registrado un volumen mayor de ventas (por consumidor), durante la campaña.
#3: Pertenencia y geolocalización 
Particularmente en campañas relacionadas con ubicaciones concretas: comarcas, ciudades, provincias, estados… El valor de la marca por ubicación geográfica también ejerce una gran atracción y resulta altamente llamativo al perfil de consumidor “orgulloso” de pertenecer o disfrutar de esa localización.
A menudo vemos campañas con # que apelan a una isla, una ciudad, un país. Si el producto o la marca se vincula correctamente al valor de su ubicación de origen o de consumo mayoritario, se suma atributos y se dota de mayor valor frente al consumidor. Si a todo esto, lo adornamos con experiencia, autenticidad, denominación de origen… y pedimos a la comunidad que opine, seguramente llenarán nuestros muros de contenido positivo. Instagram y Facebook son las redes más usuales para este tipo de campañas #orgullosamentelocales.
#4: Agradecer, compartir, participar de las historias de los clientes
 
Se puede invitar a los fans a compartir sus vivencias, de modo que nos hagan partícipes de sus propias experiencias relacionadas con nuestra marca. A más de un@ le sonará haber visto actividades deportivas o lúdicas con determinada ropa, complementos o calzado técnico, lucido por artistas o personajes famosos. Pasar todo esto a un terreno más real, involucrándonos con las historias de nuestra propia comunidad de fans, nos convierte en algo más alcanzable, más cercano y menos “divinizado”.
Agradecer, felicitar o compartir las alegrías de los fans, humaniza a las marcas.
#5: Anuncios reales, con gente real
 
Rizando el rizo, podemos pedir a los fans que nos remitan sus propios anuncios de nuestro producto. Una simple foto, enmarcada donde ellos decidan, que muestre y “hable” de porqué lo consumen, sus preferencias en cuanto a momentos de consumo o uso, modos de consumirlo y un largo etcétera, en función del producto.
Algunas marcas han hecho campañas con “anuncios” generados por sus fans, publicando las mejores imágenes, obteniendo aumentos instantáneos de impresiones online.
En conclusión, probemos a convertir el contenido en una ventana abierta y no tan unidireccional, trabajemos en doble dirección: dejemos que los fans participen de ello, generemos conversaciones más allá de los “likes” o “RT”, y monitoricemos el ROI. Puede que nos sorprenda el resultado si elaboramos campañas con el cliente como eje central, no como mero espectador sino como generador de nuestro propio contenido.
¡Feliz campaña!
 

Deja un comentario