Metaverso: origen y elementos clave

metaverso

Si todavía no conoces su definición y te interesa -o te inquieta- saber de qué va el Metaverso, aquí tienes información crucial sobre este universo virtual para entender qué es y cómo funciona ahora mismo. Al ser un espacio inmenso, nos centraremos únicamente en sus elementos clave.

«En el METAVERSO, los humanos podemos interactuar, social y económicamente, como avatares, sin límites físicos. Es una metáfora del mundo real que vivimos.»

Origen
En general está aceptado decir que el propietario de Facebook ha liderado la motivación del Metaverso. De hecho, ¿alguien no se ha percatado de que la empresa de Zuckerberg se llama Meta? Casualidad cero.

En nuestra opinión, promocionarlo sí pero crearlo no, porque para hablar de su origen hay un trecho de historia que debemos recorrer. Que cada cual saque su conclusión.

El punto de partida del Metaverso lo situamos hace tres décadas. Existe una novela, Snow Crash, escrita por Neal Stephenson, en la que nos describe un espacio virtual colectivo compatible con el mundo real. Es un mundo convergente. Fue el primero en utilizar esta palabra, hace ya casi 30 años. Sin duda, predijo lo que ya es una realidad, y por ello se le trata de visionario. Neal es un autor de ciencia ficción nacido en 1959, estadounidense, autor de algunas de las novelas más visionarias de nuestra época. Además de Snow Crash, escribió Reamde, Anathem, Cryptonomicon y otras novelas llenas de computadoras y nanotecnología, en la que combina psicología, ciencia y filosofía con el futuro de la raza humana.

Por todo ello nos gusta pensar que el «padre» del Metaverso conceptual es el Sr. Stephenson, y la base se creó en 2008. SecondLife (2008) es la plataforma de la cual parte todo el concepto actual. En Segunda Vida, traducción del videojuego, existe un mundo virtual 3D en el que nuestro personaje o avatar “vive” una vida alternativa sin límites. Esta comunidad virtual, desarrollada por Linden Lab, fue lo suficientemente visionario como para crear su propia moneda virtual, el linden, y establecer años después lo que sería la base de un mundo virtual en el Metaverso, Sansar.

Para quienes creen que este juego quedó obsoleto, según hemos visto cuenta todavía con casi un millón de usuarios (o ciudadanos virtuales) y siguen ingresando altas cifras. Así que, pese a ser un juego antiguo, sigue siendo un buen negocio.

A partir de ambos hitos en la historia, el desarrollo del Metaverso solamente necesitaba, tecnológicamente hablando, un último impulso para convertirlo en una realidad: el hardware, porque sin equipo, nadie puede entrar.

Equipamiento
Para entrar en el multiverso, además de interés y capacidad, por no hablar de tiempo, se precisa de un equipamiento básico. Las empresas que los han creado son los verdaderos desarrolladores de este universo virtual.

Si quieres entrar en este espacio ilimitado 3D, debes contar con cuatro  elementos como mínimo: una aplicación (app) un avatar, gafas de realidad virtual y unidades de valor o monedas virtuales.

Los cascos y gafas de realidad virtual han sido la clave. Son varias las compañías que impulsan esta tecnología, y las que más se han vinculado con el metaverso son las creadoras de las gafas de RV Oculus (ahora propiedad de Facebook) y las HoloLens (Microsoft), así como los cascos VR (PlayStation) y Vive (HTC).

Las áreas o mundos virtuales
El multiverso es un concepto tan extenso que no tiene fin, aunque desde su inicio hasta hoy la realidad es que se están agrupando por áreas y se conocen varios mundos, con nombre propio.

Se desconoce las fechas de los lanzamientos o aperturas de las áreas en proyecto, seguramente todo va a depender del éxito logrado por los espacios que ya están abiertos y en uso. 

Sansar, Decentreland, Sensorium Galaxy, Rival Peak y Corea del Sur son algunos de los “parques” o mundos virtuales por los que podemos pasear e interactuar con otros avatares. Se puede visitar lugares y empresas, visitar amigos y familiares, asistir a conciertos, entrar en museos, tramitar documentos oficiales, trabajar, comprar y vender…

Descubre los tres más populares:
Sansar, de los creadores de Second Life, es un espacio para jugar, compartir, hacerte selfies, ver vídeos y conversar con otros usuarios. Una especie de fiesta sin límite, en el que puedes entrar como mero espectador o convertirte en un VIP.

Decentreland, ya lo dice su nombre, está totalmente descentralizado, por lo que los usuarios son los auténticos responsables de todo lo que sucede. Sus terrenos cuestan unos 100 mil dólares, y allí puedes construir lo que se te antoja.

Corea del Sur. No hay enlace porque es un proyecto. Su gobierno anunció que destinaría aprox. 200M de dólares en un ecosistema de metaverso nacional, con enfoque tecnológico y social. Esta nación promueve la idea de una transición hasta lograr una sociedad totalmente digitalizada. Su esperanza es crear 2 millones de nuevos puestos de trabajo, impulsar a más de las 200 empresas que actualmente ya operan en el espacio del metaverso y convertir a su país en el quinto mercado más grande del mundo.

Vale la pena seguir sus avances de cerca, a la vista de su éxito con la serie El Juego del Calamar.

NFT y Blockchain
NFT son las siglas en inglés de Token No Fungible (Non-Fungible Token) es un activo o unidad de valor que se utiliza en Internet, y aunque es relativamente sencillo operar con esta unidad de valor, comprar y vender con monederos, su concepto lo convierte en piezas únicas.


Imagen de Mohamed Hassan en Pixabay

El factor clave es que los NFT suelen ir junto a obras digitales, desde memes, vídeos y obras de arte digitales hasta un simple tuit. Sí, así es y para eso sirven los NFT. Y el precio es el que se le quiera dar a la pieza de arte que lleva vinculada. Sorpréndete con algunos ejemplos más adelante.

Funciona a través de la tecnología Blockchain (cadena de bloques). Más adelante te hablamos del Blockchain y las criptomonedas.

Es una especie de token criptográfico que es único y que sólo puede intercambiarse por su misma forma exacta y con el mismo valor, lo cual lo convierte en exclusivo. Lleva años entre nosotros, aunque es recientemente que ha causado furor, gracias a transacciones millonarias (e impensables).

Las NFT se asemejan al uso que tienen las criptomonedas, aunque tecnológicamente son opuestos, puesto que las NFT no son fungibles y las segundas sí lo son. Son las dos caras de una moneda tecnológica.

Un ejemplo: el proyecto EtherRock se compone de unas 100 imágenes digitales de una roca, dibujada de diferentes formas, tonalidades y fondos. Sí, una simple roca. Cada imagen se ha llegado a vender por cifras astronómicas que solamente los amantes del arte futuro pueden valorar. Lo curioso del caso es que la imagen, un png (Portable Network Graphics), ni siquiera es una creación original de su propietario.

El fundador de EtherRock lo descargó de un banco de imágenes gratuita e inició su proyecto “como una broma”, en 2017. Sus 100 rocas entraron en el circuito de las subastas y lograron alcanzar precios entre 90 y 103 ETH (Ethereum), que equivalen a 233-268.000 euros terrenales. Para ser una broma, no está nada mal.

Otro ejemplo: Jack Dorsey, co-fundador y Ceo de Twitter, puso a la venta el primer tuit de la historia, publicado en 2006.

¿Absurdo? Hay una puja de 2,5 millones de dólares, a ver quién da más. Porque nos sorprenda o no, existen personas que le dan el valor de joya original e inigualable a la primera frase publicada en esta red social, como si de un lienzo de Van Gogh se tratase. Si quieres ver más sobre la subasta del tuit más “valioso” de la historia hasta el momento, lo verás en Valuables.

Para terminar, no podemos dejar de mencionar algunos elementos importantes, como Blockchain, las criptomonedas y Big Data.

Blockchain es complicado explicar brevemente qué es y cómo funciona, si bien hay conceptos básicos que nos ayudan a comprender su funcionamiento y propósito. Ahí vamos, seguramente los conoces o has oído hablar bastante de éstos.

Para empezar, Blockchain hay que visualizarla como una cadena de bloques en las que se realizan transferencias de datos y transacciones. Se refiere a una tecnología basada en la información, que funciona mediante una red de nodos descentralizada. Una red descentralizada (P2P = Pier to Pier) es un conjunto de nodos que no tiene puntos únicos de fallo ni centrales. Aquí está su gran qué.

Cada nodo de la red contiene una copia de la cadena de bloques, de modo que cada nuevo bloque generado se valida y actualiza la cadena, lo cual impide revertirse. Esto es lo más relevante, porque el sistema lo convierte en inmutable, es imposible modificar bloques anteriores, lo que conviene la cadena en altamente segura. Cada función tiene un identificador único, convirtiendo esta cadena en algo como un ADN.


Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Es sistema seguro para generar bloques de transacciones de criptomonedas. En Bitcoin, empresa y primera criptomoneda, de hecho, la más popular, el proceso para generar nuevos bloques de transacciones se llama minería.

Bitcoin lanzó un sistema de recompensas para que los usuarios participen en la resolución de problemas matemáticos. Todo un hito en la historia y que cuenta con miles de mineros en todo el mundo.

Todo está totalmente verificado mediante algoritmos criptográficos, ahí está la complejidad. La descentralización convierte a esta tecnología en una red segura ante ataques externos.

La tecnología Blockchain se hizo popular cuando alguien bajo el nombre (pseudónimo) de Satoshi Nakamoto lanzó un artículo con las bases para implementar un sistema de moneda digital, que se llamaría Bitcoin. Bitcoin es una criptomoneda basada en Blockchain, data de 2008 y sirve para realizar transacciones (comprar y vender). Está aceptada actualmente como medio de pago en negocios por internet.

¿Te suena Ether? Es la moneda creada por Ethereum, está considerada la segunda más popular. Y hay muchísimas más…

En el artículo original publicado por Satoshi se habla de la ventaja más importante del Blockchain: la capacidad de realizar transacciones en la red sin la supervisión de ninguna tercera entidad. Los participantes no necesitan confiar en nadie para realizar sus operaciones, lo cual significa que entidades tales como bancos o gobiernos quedan fuera del sistema.

Puedes leer nuestro artículo sobre Bitcoin para saber algo más sobre ésta y la minería, allí tienes también el enlace al escrito original de Nakamoto, que puedes descargarte en formato pdf.

Para comprar y usar criptomonedas necesitarás un monedero para guardarlas con total seguridad. Cada usuario de criptomonedas puede disponer de un monedero (wallet), en el que almacenar sus claves privadas. Con el código privado se puede acceder a los fondos y realizar todo tipo de transacciones en el Blockchain.

A estas alturas, te preguntarás quizá qué pasa con semejante cantidad de datos vertidos en internet, arriba y abajo… Llegamos al último y no menos importante concepto: Big Data, todos los datos que circulan por el espacio virtual. Inmenso.

Como Blockchain sigue aumentando, los datos que se almacenan en las cadenas de bloques son cada vez mayores en volumen. El uso -correcto y legal- de tal cantidad de datos vertidos en Internet pasa antes por un análisis. Y es aquí que las organizaciones tienen delante un desafío constante: el volumen crece y se precisa de grandes tecnologías para recopilar y analizar los datos.

Los 5 desafíos o 5 Vs del Big Data: Volumen, Velocidad, Variedad, Veracidad y Valor. Son las características esenciales y especiales que convierten sus bondades en auténticos desafíos.

Aun así, miles de empresas se han marcado el objetivo de extraer datos, cribarlos y dotarlos de validez para enfrentarse al análisis. Una vez analizados, el beneficio es inmenso, porque pueden identificar nuevas oportunidades, consiguiendo por ejemplo tres grandes beneficios: reducción de coste (inteligencia aplicada a los datos), toma de decisiones mejor y más rápida (análisis inmediato) y creación de nuevos productos y servicios (satisfacción de necesidades de clientes).

Utilizarlo para almacenar datos seguros, anónimos e inmutables está llamando la atención al sector Bancario, porque de entrar en el Blockchain podrían ganar en inmediatez a un coste bajo y cero (o casi cero) riesgos de fraude. Y por descontado, aplicado a sectores como Turismo, Salud, Administración o Industria, se abre un camino de desarrollo inimaginable.

Y de ahí, volvemos al primer punto del artículo, el Metaverso…

Al final, no es tan complicado entenderlo, ¿no crees? 

Deja una respuesta