Multa a Google: bye G-Shopping?

Ya le dijimos bye bye a Froogle, que pasó velozmente para dar paso a Google Shopping, que al final viene a ser lo mismo. Pero ahora parece que el jaleo es importante, y la cifra también. La CE ha multado a Google con más de 2,4 millones de euros. El motivo: abuso de posición dominante con su servicio de Google Shopping. Es la mayor multa de la historia europea por este concepto.
La base es la supuesta alteración de resultados en el comparador de precios para beneficio de los suyos frente a la competencia. Según Bruselas, Google colocaba a los rivales a partir de la cuarta página de resultado del buscador. Si tenemos en cuenta que el 95% de los clics de los usuarios suceden en los resultados aparecidos en las 10 primeras posiciones, el debate está servido.
El gigante dispone de 90 días para cesar en la práctica, es decir, cerrar su servicio a los millones de usuarios.
¿Acabará aquí todo? ¿Será el final de este servicio de Google? ¿Logrará Google frenar el proceso de cierre y/o esquivar la multa?
No, rotundamente no. Informan desde Bruselas que esto es tan sólo el inicio, un precedente. Buscarán petróleo…
Según se sabe, luego van a ir a por los servicios comparadores de hoteles, de vuelos… y todo apunta que el próximo foco va a situarse directamente sobre su servicio Ad Sense (publicidad), que a todas luces es una clara estrategia global para seguir extendiendo su liderazgo (llamado posición dominante en Bruselas). El hilo empieza a estirarse desde los fabricantes de Smartphones, curiosamente: Google goza del poder para decidir qué motores y navegadores deben instalar en sus dispositivos.
¿Sorprendidos? ¿Inquietos?
Si alguien no está dispuesto a entrar en el juego de los monopolios, hay varias medidas al alcance de todos. Una sería utilizar otro buscador. Ups, quizá nuestro móvil no nos deja… veamos… otra sería tomar la precaución de clicar solamente en enlaces a partir de la cuarta página de resultados. Al menos le damos oportunidad a los demás (los que no pagan publicidad, no pagan por trabajos de SEO, o tienen un contenido inclasificable pero aun así salen en los resultados…). También podemos optar por no fiarnos de nada ni nadie, si queremos comparar precios, hagámoslo nosotros mismos, al más puro estilo DIY (do it yourself): podemos invertir nuestro tiempo de ocio visitando todas las web en las que se venda el producto o servicio que buscamos, y lo vamos anotando en un Excel.
Excel es de Microsoft, por cierto.
😉

Deja un comentario