Outsourcing: 10 razones para externalizar

Outsourcing va más allá de la simple subcontratación de terceros, significa externalizar algunas funciones -claves- en el crecimiento de la empresa, y esto es delegar. Hay muchas empresas que optan por esta fórmula, y les funciona.
Habitualmente se plantean objetivos muy definidos: aprovechar el beneficio de la mano de obra a un coste menor, obtener mayor calidad de productos y servicios, reducir la carga de trabajo interna o apostar por nuevas funciones empresariales sin comprometer al personal propio. No debe confundirse con el concepto de subcontratación temporal  por picos de trabajo ni caer en el tópico del ahorro simple. No es eso.
Es un tema muy debatido, más cuando la externalización traspasa fronteras y se administran roles empresariales a empresas o profesionales ubicados en otro país. Eso sería offshoring, pero hoy no vamos a hablar de ello.
La externalización tiene un impacto directo en la empresa, se conocen muchos casos de éxito en los que empresas de gran renombre tienen departamentos externos que funcionan con gran efectividad.
Aquí tenemos diez razones para externalizar:

1. Ahorro: reducción de costes operativos y de mano de obra. Ejecutado correctamente tiene una influencia clave en los ingresos de una empresa y puede proporcionar ahorros significativos.

2. Optimizar funciones: las empresas que optan por externalizar pueden seguir centrándose en los procesos elementales de negocio y delegar procesos cotidianos a agencias externas. El tiempo es oro.

3. Apalancamiento: la externalización y la deslocalización pueden permitir a las empresas cierto apalancamiento operativo, pueden regular riesgos económicos.

4. Efectividad interna: liberar recursos propios internos supone ocuparlos en fines más efectivos.

5. Mejora de capacitaciones: externalizar permite obtener acceso a recursos no disponibles internamente.

6. Capital buffer: La externalización permite mantener un colchón financiero de modo que pueden gestionar el capital con mayor rendimiento y crear reservas “anticíclicas”.

7. Co-responsabilidad: en cierto modo, las empresas delegan funciones junto con responsabilidades, sobre todo en tareas complicadas pero claves en la cuenta de resultados (un claro ejemplo es la gestión de RRHH externalizada).

8. Disminución de riesgos: o aumento de posibilidad de éxito, puesto que en un sentido amplio y también concreto, el outsourcing disminuye el riesgo de errores, salta directamente a la implementación sin costear (ni sufrir) el testeo. Cuenta con un equipo externo especialista en la materia, aumentando la probabilidad de éxito… quizá ésta sea una de las razones más importantes.

9. Re-ingeniería: las empresas colaboradoras aportan soluciones, ideas y propuestas extras, un modo económico de seguir innovando a un coste inferior al de la ingeniería interna y soportada por la empresa.

10. Acercarse al target: algunas empresas también subcontratan para ampliar y tener acceso a nuevas áreas de mercado, segmentos concretos no conocidos y situándose más cerca de sus usuarios finales.

Los ámbitos más habituales son Marketing, Comunicación, IT, Asuntos legales y RRHH.

Dependiendo de la naturaleza del objetivo o servicio a cubrir, las empresas de todo tamaño y sector optan por el outsourcing basados en algunas de las razones indicadas. Actualmente la externalización forma parte del engranaje natural de procesos empresariales y es un componente esencial en la estrategia de las marcas.

Si necesitas dar impulso a alguna área de la empresa en la que no puedas destinar personal propio, apuesta por externalizarlo.

Y si precisas de outsourcing de Marketing y Comunicación, no lo dudes, ¡llámanos!

outsourcing pimienta comunicacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *