Consumo e Inteligencia Colectiva

El escenario actual varía constantemente, los jugadores son los mismos pero las reglas cambian a una velocidad vertiginosa, y provoca que las marcas se vean obligadas a seguir de cerca los cambios de actitud, tendencias y conductas de los consumidores, inmersos (o podríamos decir inundados) en un volumen extraordinario de información.
La compañía de automóviles Ford analiza en su Informe Anual (“Predicting the Future: The 2017 Ford Trend Report”) el cambio social y las nuevas reivindicaciones del consumidor actual, quien está replanteándose muchas cosas, abrumado por la saturación de inputs recibidos. Queda confirmado que los consumidores demandan ahora más que nunca una relación de confianza con las marcas, piden transparencia más allá de la publicidad, y empiezan a mostrarse impacientes cuando se trata de decidir una compra, ante un mundo de oportunidades a la carta que parece no tener fin y en el que cualquiera puede opinar libremente.
Os destacamos algunos datos, la mayoría de porcentajes corresponden a los encuestados en España:
– El 68% de los ciudadanos encuentra información online que es frecuentemente contradictoria.
– Un 58% cree que boicotear una marca puede generar un cambio de comportamiento corporativo a mejor.
– El 86% está de acuerdo en que las marcas deben prestar más atención a la ética en la producción de los productos que compran.
– El 85% de los adultos está de acuerdo en que con más probabilidad apoyarán a empresas que prioricen la finalidad sobre el beneficio. El 62% opina que las empresas son responsables de mejorar la vida de sus clientes.
– Más del 51% de los encuestados es más consciente de los problemas globales importantes, en concreto con la preocupación por sequía e inundaciones.
– El 73% opina que la prosperidad tiene que ver más con la felicidad que con la riqueza material, y el mismo porcentaje se preocupa menos por sus bienes materiales que en el pasado.
– El 86% de los españoles está molesto con la gente ostentosa, personas que ponen de manifiesto su capacidad económica.
– Para el 74% de la gente, la tecnología tiene un lado oscuro, y nos está convirtiendo en más torpes, menos educados, insomnes y obesos.
En general, los consumidores encuentran mayor satisfacción con menos, disfrutan con modelos de servicio que permiten acceder en lugar de poseer. El dilema o conflicto de la decisión del consumidor frente a la compra viene derivado del hecho de que hoy día es muy difícil encontrar información objetiva, por lo que los consumidores se hacen responsables a sí mismos, y a otros, de tomar las decisiones correctas para el bien de la sociedad en su conjunto.
Ante esta nueva actitud del consumidor, que podría etiquetarse como “conciencia social colectiva”, se exige en general una mayor responsabilidad a las empresas, ética aplicada en todos sus procesos y compromiso con la sociedad.
Información sí, pero objetividad, transparencia y veracidad, también!

Deja un comentario