Facebook fastidia a las marcas con su algoritmo

Facebook nos ha dado mucho, pero últimamente nos lo está arrebatando. La comunidad de profesionales del marketing digital comienza a estar un poco cabreada, nos incluimos (no sin razón), con esta red social.
El vídeo en clave de humor creado por College Humor, Facebook’s Algorithm is like the Mafia, es bastante explícito.
Hemos invertido mucho esfuerzo, tiempo y dinero (de nuestros clientes) en promover las marcas en esta plataforma. Las bases de seguidores han incrementado año tras año y hemos aumentado el engagement de modo significativo. No hay nada regalado, todo es fruto del trabajo y el éxito lo demuestra el incremento de fans y su fidelidad, que luego se extrapola al offline. Todo iba bien hasta que de repente y sin previo aviso, los señores de Facebook decidieron alterar su algoritmo, ese factor que muchos gestores de redes sociales ya detestan con todas sus fuerzas. El enemigo en casa.
Como decía hace poco Ericka Andersen en su artículo I’m Angry at Facebook publicado en Medium, los cambios de algoritmo han provocado la pérdida de seguidores y lo que es peor, que el contenido alcance a un número muy pequeño de usuarios. Por mucho que nos esforcemos en crear títulos atractivos y reconducir nuestras estrategias mediante la incorporación de vídeos, botones sociales y diversidad de incentivos sociales, llegan los cambios y toda tu labor queda en nada. Si consultas al propio Facebook sobre esta problemática te vienen a contestar algo que en resumen sería “Es tu contenido el que falla”. Y no es así, ¡de ningún modo!
El problema está en que aunque las marcas inviertan en ofrecer contenido interesante y promociones en sus perfiles, Facebook altera por completo las reglas del juego, porque los seguidores no ven las publicaciones, y por lo tanto no pueden darle al Me gusta ni compartirla. El algoritmo decide unilateralmente si mostrar a nuestra comunidad de fans el contenido de sus amigos o el que creamos las marcas, y eso es francamente terrible, porque estrechan el círculo de visibilidad y perdemos la inversión. No es un tema de que a la gente les guste o no el contenido de las marcas a las que han elegido libremente seguir, sino que impiden el acceso al mismo. De este modo nos vemos impedidos, no podemos gestionar libremente nuestra comunicación con la comunidad y nos meten en un círculo vicioso absurdo: como nuestro contenido no se muestra, no pueden darle al Me gusta y por consiguiente Facebook interpreta que no hay interés, y nos sigue relegando en su lista de prioridades, confiriendo a nuestra marca una posición falsa en su ranking.
Nos dijeron que debíamos utilizar más contenido audiovisual: “utilizad el vídeo como soporte de comunicación”, y así lo hicimos: video, video, video. Pero no permiten banners ni anuncios pre-roll. Es todo un gran sinsentido.
Están poniendo trabas al verdadero cliente de Facebook, que son las marcas puesto que son éstas las que invierten en este medio de modo legítimo y siguiendo las directrices que va dictando la red social. Si realmente quieren convertirse en un medio potente y ganar la batalla del posicionamiento (vs. Google), se nos antoja que no están por la labor, porque más de una marca va a abandonar su presencia en la red y apostar por otros circuitos mejor planteados.
Señores de Facebook, ¡no nos gusta!
Veamos si la gran comunidad de gestores de contenido en redes sociales logramos que abran los ojos y rectifiquen pronto…

Deja un comentario